Nuevos objetivos Europeos en Renovables

No para mejorar, sino para todo lo contrario, ¡para empeorar!

Los compromisos que los gobiernos de la Unión Europea, que participaron en los “Acuerdos de París”, se comprometieron a cumplir en materia de energías renovables, han sido drásticamente reducidos.

La falta de ambición del Consejo de la Unión Europea demuestra la hipocresía del compromiso adquirido anteriormente. Frente al objetivo del 35% de cuota de las energías renovables pactado para el año 2.030, se está hablando en estos momentos de dejarlo en un 27%.

El actual objetivo de conseguir un 20% para el año 2.020, deja solo un aumento del 7% para la próxima década, aumento que solo por la propia inercia del mercado se va a conseguir sin esfuerzo, por lo que no ser más ambiciosos en el objetivo para 2.030 es sencillamente un retroceso en los objetivos generales, que sin duda afectarán a la temperatura que estábamos pretendiendo que no aumentara más de los dos grados previstos en fin de siglo.

Porque, no nos engañemos, cualquier medida que tomemos, que no sea determinante, sencillamente ¡no sirve!

Por ejemplo, mucho hablar del biodiesel, pero el biodiesel para el transporte no deja de ser un apoyo al consumo del diesel, con lo que estamos perpetuando el consumo petrolero, favoreciendo un modelo totalmente insostenible, ya que cuatro quintas partes de la composición de este carburante continuarían dependiendo del diesel, y por tanto del petróleo.

Las grandes eléctricas también se han salido con la suya, pues han logrado mantener las subvenciones para las centrales de generación que utilizan combustibles fósiles como respaldo, subvenciones que se prolongarán hasta el 2.030.

La Fundación de Energías Renovables tiene muy claro que el problema de la transición energética no es tecnológico ni de falta de voluntad social, sino de una falta total de voluntad política. El Consejo de la Unión Europea rectifica y da la espalda al propio Parlamento Europeo, alejándose de la voluntad de los ciudadanos.

También tiene muy claro el papel de España y de su ministro de Energía, que una vez más y protegiendo los intereses tradicionales del sector, han mantenido su bloqueo a las energías renovables.

Para lograr el impulso necesario y eficaz de la normativa europea a la transición energética liderada por las renovables, la Fundación insiste en que, aunque el resultado planteado por el Consejo Europeo haya sido menos ambicioso de lo esperado, que tengamos presente que la decisión final todavía no está tomada, que quedan esperanzas de recuperar el buen camino, siempre y cuando se avengan a razones en la negociación que mantendrán en 2.018, entre el Consejo, la Comisión y el Parlamento europeos, para cerrar el plan energético que marque nuestro rumbo desde 2.0121 hasta 2.030.

Referencia

Sobre El Diario de la Energía 154 Artículos
El diario de la Energía. Un diario donde encontraras toda la última información sobre las energéticas renovables

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*