México se ve afectado por la generación de energía “sucia”

México se ve afectado por la generación de energía “sucia”

En diciembre el gobierno de AMLO suspendió la compra de carbón, considerado principal generador de energía sucia, en su discurso siempre se pronunció a favor de la industria renovable.

Hace unas semanas la Comisión Federal de Electricidad (CFE) abrió convocatoria para licitar la compra de 330 mil toneladas de carbón. Decisión que es opuesta al equipo del presidente, que en su discurso siempre se pronunció a favor de la industria renovable.

“Es un franco ataque contra las estrategias de combate al cambio climático”, apunta Antonio del Río, director del Instituto de Energías Renovables de la Universidad Nacional Autónoma de México.

El académico matiza que el Gobierno de AMLO no ha quitado de la mesa la discusión sobre una transición hacia las energías limpias, pero alerta que la estrategia podría estar virando hacia los fósiles en el corto plazo. “No es necesario comprar carbón. A esta altura esperaría que la CFE estuviera volcándose por las renovables”.

México, potencia en generación de energía renovable

México tiene el compromiso que en 2024 al menos el 35% de la electricidad va a provenir de energías limpias. Días antes de salir la convocatoria de la licitación del CFE, la Secretaría de Energía encabezada por el jefe de la Unidad de Renovables, Luis Abelardo González, ratificaba dicha meta.

AMLO ha actuado de manera contradictoria “No nos queda claro cuál va a ser su estrategia”, apunta  del Río.

El carbón es la principal fuente de producción de electricidad en el mundo, según el último informe de la Agencia Internacional de Energía. “México produce muy poca electricidad a base de carbón si lo comparamos con Estados Unidos o China”

La cancelación en febrero de la cuarta subasta eléctrica a largo plazo, un mecanismo que permite a los generadores vender su producción, fue la primera. Después llegó el anuncio de la construcción de una nueva refinería en Tabasco, al sureste del país. A ese panorama se suma la reactivación de la compra de carbón. Las razones de esta última aún son una incógnita, pero la frase que más suena es “seguridad energética”.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*