A cuestas con la subasta de 3.000MW de renovables en España

A cuestas con la subasta de 3.000MW de renovables en España

El Real Decreto 359/2017 del Consejo de Ministros que publicó el Boletín Oficial del Estado de fecha 1 de Abril, convocó la próxima subasta de 2.000 MW, ampliables a 1.000 más, y que se regirá en su asignación de forma que resulten adjudicatarias las instalaciones económicamente más eficientes.

Esta adjudicación se llevará a efecto el día 17 de mayo, para cumplir los objetivos vinculantes con la UE, en materia de renovables, hasta el año 2.020. En 2.015 conseguimos alcanzar el 17,3%, cercano al 20% que se nos exige, pero tras los dos últimos años de parón en nuevas instalaciones, el Gobierno ha marcado que las próximas adjudicaciones deberán estar funcionando no más allá de diciembre del 2.019.

Para garantizar el funcionamiento en estas fechas, el ministerio de Fomento Energía ha obligado a triplicar los avales exigidos a los concursantes llegando hasta 60.000€/MW, complementado con el seguimiento de las obras cada seis meses, y con una penalización de pérdida del aval si las instalaciones no estuvieran finalizadas y funcionando a finales del 2.019.

Desde la moratoria del 2.012 esta es la primera subasta en que se pueden presentar todas las tecnologías dedicadas a obtener energías limpias, lo que ha llamado la atención no solo de las compañías eléctricas y entidades bancarias sino también de los fondos de inversión.

Pero parece que esta subasta se está haciendo sin ninguna planificación de contexto global que mire al futuro, solo se está intentando parchear la situación actual cumpliendo un objetivo inmediato, dejando a las empresas eléctricas y a los representantes de las distintas energías renovables sin saber que les deparará el futuro.

Todos exigen lo mismo del Gobierno: “un marco regulatorio estable para el presente y el futuro”. Mientras este no se consolide, las trabas burocráticas y el planeamiento de la incertidumbre impedirán el conveniente desarrollo del sector, pues quedará limitada la entrada de capitales por falta de seguridad jurídica.

Mientras que otras naciones como Alemania ya han realizado sus planificaciones hasta el 2.030, incluyendo las subastas de renovables a realizar hasta esa fecha, así como programando la desaparición total de sus centrales nucleares sustituyéndolas por estas nuevas energías limpias y menos peligrosas, España continua parcheando, escondiendo la cabeza como el avestruz.

Tengamos presente que la inversión en renovables en España ha descendido un 96% desde el 2.010 y que se necesitan 8.500 MW adicionales para alcanzar los compromisos con la UE. 

1 Trackback / Pingback

  1. China, ese gigante en Energías y emisiones de CO2

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*