Autoconsumo colectivo, una realidad en España

¿Qué es el autoconsumo y de donde viene?

El término autoconsumo en general se refiere a la producción o gestión de aquello que uno mismo va a consumir.En este caso, hablamos del autoconsumo solar o eléctrico, ya que obtenemos energía que utilizaremos dentro de nuestra vivienda. La diferencia es que en lugar de servirnos de la tradicional red eléctrica, nuestro suministro proviene de la radiación solar. El autoconsumo puede aplicarse también a otros recursos, como los alimentos o la ropa. Esta práctica, además, es realzada por personas de forma individual, familias, empresas u organismos públicos. En la actualidad, cuando se habla de este concepto, se hace refiriéndose principalmente del autoconsumo solar, y especialmente el autoconsumo fotovoltaico.

Tipos de autoconsumo

Podemos diferenciar entre un tipo de autoconsumo que se encuentra aislado o bien aquel que tiene una conexión a la red. El primero de estos nos permite consumir la energía de manera instantánea, tal como se esta produciendo. O también almacenarla en unas baterías y para poder utilizarla en un momento posterior. Por el contrario, los sistemas con conexión a una red vierten la energía que obtienen a la red eléctrica. La cantidad de esta se descuenta de la factura de la electricidad, con unas tarifas específicas.

Conoce los beneficios del autoconsumo

Además del ahorro que supone el autoconsumo solar o el autoconsumo fotovoltaico, existe otra serie de beneficios que vuelven a esta alternativa aún más interesante de lo que ya es:

1. Reducción de costes

Crear redes de suministro eléctrico supone un coste elevado. No sólo por la propia instalación de estas, sino también porque las pérdidas que se producen al circular la electricidad por la red son mayores que con el autoconsumo fotovoltaico. La distancia que ha de recorrer esta energía es prácticamente nula, ni tampoco hay que invertir en instalaciones. A esta ventaja, hay que sumar que la vida útil de unos paneles solares para el autoconsumo solar pueden llegar a alcanzar los 25 años.

2. Energía limpia y gratuita

Uno de los aspectos más positivos del autoconsumo solar es que se hace uso de una energía limpia, inagotable y gratuita. Además, es una energía respetuosa con el medio ambientey que, por lo tanto, no contamina. Al contrario que con el uso de los combustibles fósiles, como el gas o el petróleo, que son recursos limitados y difíciles de obtener, por lo que su escasez creciente tiende a elevar su precio cada vez más.

3. Se evitan las caídas de red

Podemos acumular la energía obtenida para un momento posterior, evitando así, los inconvenientes que en ocasiones se producen en el suministro desde la red eléctrica. Como los habituales cortes de electricidad o las caídas de tensión dejan de producirse con el autoconsumo solar. Únicamente contamos con nuestra propia instalación, o la de todo el edificio si se trata de una de mayor tamaño.  No obstante, esta se adecúa a las necesidades que se tienen.

4. Se protege al medio ambiente y reduce el uso de combustibles fósiles

El uso de las energías renovables tiene como finalidad utilizar los recursos del propio planeta para no tener que destruirlo. Por este motivo, desde Europa se impulsan políticas que potencien la instalación de placas para el autoconsumo solar.

5. El precio de su instalación ha descendido

Existen muchas alternativas para obtener calefacción y agua caliente sanitaria.  Sin embargo, la mayoría de ellas no nos permitirían el ahorro que el autoconsumo eléctrico sí nos facilita. No obstante, todo tiene sus inconvenientes, y como es lógico, también debemos pagar el coste que implica la instalación de los paneles solares. Pero, debido al aumento de estas y, por tanto, a las economías de escala, el precio ha ido descendiendo.

En la actualidad, instalar paneles para el autoconsumo solar no resulta tan elevado. Especialmente, si tenemos en cuenta que vamos a tener cierta independencia a la hora de obtener energía eléctrica. Por uno o dos paneles de pequeño tamaño, el total puede situarse alrededor de los 1.500€. Sin embargo, para instalaciones de mayor envergadura, el precio puede alcanzar los 5.000€. Pero como veremos a continuación, existen subvenciones que reducen el coste total.

6. Instalación subvencionada

El autoconsumo solar o el autoconsumo fotovoltaico cuentan con subvenciones en la mayoría de las comunidades autónomas. Los requisitos, así como la cuantía, pueden variar en cada una de ellas. Pero, en cualquier caso, reducen el importe total de la instalación de los paneles solares.

El autoconsumo colectivo ya está en España

En el último trimestre de 2018 se concedía una tregua a las energías renovables, al abolir el que muchas personas habían llamado el “impuesto al sol”.Pero aún estaba todo en el aire, a falta de concretar como se podrían benefician no solo los ciudadanos a título individual, sino también las empresas y otras entidades que quisieran invertir en su futuro, y el de todo el planeta. Con el Real Decreto 244/2019 aprobado el 5 de abril de 2019, el Gobierno de España elimina los problemas impuestos al autoconsumo solar, inaugurando la nueva era de la fotovoltaica nacional.

Esta nueva normativa, que cumplimenta con enfoque racional, el Real Decreto-ley 15/2018, sitúa al ciudadano en el centro del nuevo modelo energético permitiendo el autoconsumo compartido e introduciendo el mecanismo de facturación neta. Dando acceso libre al autoconsumo compartido y la compensación económica de los excedentes de energía con facturación neta, que suponen el empoderamiento del consumidor, que va a tener libre acceso a la producción y venta de energía limpia. En el nuevo escenario, que define un marco estable y de libre mercado, se prevé la instalación de alrededor de 400 MW de autoconsumo al año, lo que evitaría la emisión anual de 4.000.000 de toneladas de CO2 a la atmósfera.

¿Cuáles son las ventajas del autoconsumo colectivo?

  1. Compensación de excedentes

Habrá dos modalidades de autoconsumo: sin excedentes y con excedentes. En el modelo de autoconsumo con excedentes, se subdivide a su vez en dos tipos (A y B), según si el tratamiento que se da a los excedentes es a través de un mecanismo de compensación simplificada (o facturación neta), o bien a través de una contraprestación económica por la venta de energía de los mismos, respectivamente. El tiempo mínimo de permanencia en estas modalidades de autoconsumo es de un año.

2.    Instalaciones compartidas por vecinos

Además, se define el concepto de “instalación de producción próxima a las de consumo y asociada a las mismas”. Con esta figura se permite a los ciudadanos realizar el autoconsumo tanto con instalaciones de generación, placas solares fotovoltaicas entre otros tipos, pero no solo en el propio tejado, como única posibilidad contemplada hasta la fecha. Ahora se puede instalar las placas solares fotovoltaicas en otras edificaciones o terrenos que estén ubicados en las proximidades. Así, por ejemplo, se podrán instalar placas fotovoltaicas en edificios contiguos que tengan mejor orientación, siempre que haya acuerdo entre los propietarios y compartir la producción entre varios inmuebles.

  1. Autoconsumo individual y colectivo

El real decreto clasifica y define las distintas clases de autoconsumo. Hasta el momento solo existía una posibilidad: el autoconsumo individual conectado a una red interior. Ahora se consagra también la figura del autoconsumo colectivo, de tal forma que varios consumidores puedan asociarse a una misma planta de generación, hecho que impulsará el autoconsumo en comunidades de propietarios o entre empresas o industrias ubicadas en una misma localización o en un polígono industrial. Con la idea que se favorezca la generación de electricidad allí donde se consume, y por lo tanto aumentar la eficiencia de la red eléctrica en general, ya que, en el transporte de electricidad desde los lugares de producción hasta nuestras viviendas se producen grandes pérdidas.

En las grandes líneas eléctricas de alta y muy alta tensión, y en las diferentes transformaciones para e transporte se generan pérdidas que, por ejemplo, según Iberdrola Distribución Eléctrica alcanzaron el 6,65% del total de la energía circulada por sus propias redes. Pero que en términos generales puede superar un 10% de la energía producida que se pierde, según datos de Red Eléctrica Española (REE). Estas pérdidas se beben al transporte, entre el 1% y el 2% por la resistencia de los cables al paso de la electricidad, lo que se conoce como «Ley de Oms». Por otra parte, las compañías eléctricas distribuyen la electricidad en media y baja tensión, hasta llevarla a todos los usuarios. En esta fase se pierde entre un 6% y un 8% de la luz.

 

Estas pérdidas en distribución pueden ser de carácter técnico, por la resistencia o las producidas con la bajada de alta a media tensión y representan entre un 3-4%; y no técnicas, que suponen otro 3-4%, que pueden deberse a incidencias que provocan apagones.

  1. Más facilidad para entidades como hospitales y universidades

Para instalaciones de una cierta envergadura, como un complejo hospitalario u hotelero o un campus universitario, y que por lo general están formados por varios edificios, existían hasta el momento de la publicación de este real decreto determinadas limitaciones que encarecían la instalación de sistemas de autoconsumo. El nuevo real decreto, además de reducir los casos en que es necesario contar con equipos de medida, permite que se pueda optar por un equipo de medida para cada instalación de generación, eliminando el obstáculo anterior.

5.    La energía no usada y cedida será compensada

Otra ventaja de la nueva norma es la implantación de un mecanismo simplificado de compensación de excedentes. Es decir, de aquella energía generada por las instalaciones de autoconsumo que el usuario no consume instantáneamente y vierte a la red. Debemos aclarar que, salvo casos excepcionales, se debe disponer de baterías de almacenamiento que cubra la demanda de autoconsumo en periodos de no generación, y que cuando estén totalmente cargadas se podrá verter a la red la electricidad que ya no se pueda ni utilizar ni almacenar.

Hasta el momento, si el autoconsumidor quería obtener una compensación por esta energía que se inyecta en la red, debía constituirse jurídicamente como productor de energía, realizando los trámites y declaraciones fiscales que la ley exige. A partir de ahora, la comercializadora de energía compensará al usuario por la energía excedentaria en cada factura mensual de manera que quede un balance neto de su actividad.

Este mecanismo es aplicable a las instalaciones con una potencia no superior a 100 kilovatios (kW) que produzcan electricidad a partir de energía de origen renovable.La compensación económica puede llegar hasta el 100% de la energía consumida por el usuario en ese mes. En el caso del autoconsumo colectivo, abre la puerta a que un consumidor pueda aprovechar los excedentes de su vecino si este no usa su parte proporcional de energía.

Fuente: Hogarsense

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*